Cuando tenía siete años me encontré con un dragón.

 

«Al aterrizar había clavado las garras en el suelo, haciendo mella en la roca. Sus cuernos eran enormes, ¡cuernos!, allí estaban, tan evidentes, y yo me sentí avergonzado porque siempre los olvidaba cuando dibujaba dragones. Él me examinaba. Sus ojos, dos ranuras naranjas, parecían hostiles.

Me asustó. Di un paso hacia atrás, resbalé. Mi cuerpo tiró de mí hacia abajo, pero no había suelo allí. Sentí que me precipitaba al vacío.»

 

Dicen que encontrarte con un dragón te cambia la vida para siempre. Henre es incapaz de olvidar a ese dragón sin jinete que se cruzó en su camino, y esto le impulsa a enrolarse en el Ejército del Aire, con la esperanza de que le asignen uno. Volar es lo único que le importa; la guerra es algo secundario y lejano. Cuando esta cae sobre él, desestabiliza su vida y le enfrenta a preguntas desconocidas hasta entonces.

 

¿Basta el miedo a caer para quitar las ganas de volar?

¿Puede ser el amor una vía para la supervivencia?

¿A dónde van los dragones sin jinete?

A DÓNDE VAN LOS DRAGONES

puedes encontrarla aquí:

 

También puedes conocer el mundo y sus personajes en estos relatos (disponibles online, gratis):
Navidad 2018
San Valentín 2019

Booktráiler creado por Candilejas Producciones

reseñas

La estación de las palabras

11 de enero de 2019

Es muy difícil escribir algo novedoso sobre dragones y fantasía, pero Bruno Puelles con una combinación de sensibilidad y originalidad ha sabido recrear un mundo y unos personajes difíciles de olvidar. Ha habido párrafos que volvía a releer cautivada por la belleza de las imágenes que dibujaba, otros dolían o te invitaban a reflexionar. 

LEER RESEÑA COMPLETA

O Recuncho Do Lector

17 de diciembre 2018

Pocas historias me han hecho sentir igual, tengo que admitir que este libro me ha dejado sin palabras, al terminarlo me he quedado vacía, como si me faltara algo, y realmente sí, algo me faltaba. La lectura fue intensa, sin pausa, hice a Henre parte de mi vida y cuando terminé el libro y dejé de escucharlo, de acompañarlo en todas sus acciones, cuando solté su mano y dejó de guiarme a través del camino de su destino, me sentí vacía, me faltaba ese niño, chico y hombre al que había aprendido a querer.

 

De esta historia no he sacado personaje favorito, o quizá sí. Henre me ha marcado como pocos personajes antes, a ninguno había conocido tan profundamente como a este y con ninguno me he sentido tan sola al terminar el libro como me ha pasado en esta ocasión.

 

[...] Pocos autores, por no decir ninguno hasta ahora, me había dejado tal huella.

LEER RESEÑA COMPLETA

los lectores dicen...

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now